7 de diciembre de 2018

Mi primer Curso de Animación Infantil en Somnis.

Seguramente muchos de los que estáis hoy leyendo este artículo no me conoceréis, así es que me presento, ¡ hola ! soy Nati, la última incorporación en las “oficinas” de Somnis. Eso no quiere decir que sea una novata en animación, para nada. Llevo muchos años dedicándome a esta profesión, tantos como 25 y algunos de ellos ya trabajando para Somnis.

Y es por mi experiencia, por lo que hace unas semanas, tuve la oportunidad de poder aportar mi granito de arena en mi primera formación para nuevos animadores Somnis. Animadores que pasarán a formar parte del departamento de infantil, el mío.

Os confieso que me sentí muy halagada, “wow confían en mí para dar una formación en animación infantil... “, pero ¡ojo!, tendré que ponerme delante de personas que se convertirán en posibles nuevos compañeros… uff.

Y claro, las dudas te asaltan ¿sabré transmitir lo que significa para mí la animación?, ¿les resultaré aburrida?, ¿les transmitiré confianza?, ¿me explicaré bien? y lo que me daba más miedo ¿tendré la capacidad de valorar correctamente a futuros compañeros?.

Porque cuando disfrutas y amas una profesión, lo que esperas es que las “nuevas generaciones”, lo hagan como mínimo igual que tú ¿verdad?.

Pues con todo este maremagnum en mi cabeza, llegó el día de mi presentación. Me planté delante de ellos y las palabras empezaron a fluir. Enseguida vi esa conexión que te permite disfrutar y ser tu misma ¿sabes de lo que te hablo?.

Tener un primer contacto en el transcurso de una formación, te permite:

  • Conocer mejor a la gente que vas a tener a tu lado trabajando y en la que vas a depositar tu confianza. En animación infantil esto es fundamental porque nuestro público, como imaginareis, es muy exigente
  • Descubrir sus aptitudes y sus puntos de mejora antes de su primera animación. Esto nos permite trabajar aquello que necesitamos reforzar y dar rienda suelta a aquello que hay que potenciar.
  • Pero sobre todo te ayuda a ir creando un buen ambiente laboral.

Estoy segura de que a este maravilloso equipo nos espera un año lleno de trabajos fantásticos, en el que alcanzaremos el objetivo de seguir consiguiendo caritas llenas de WOW, con ojitos como platos y risitas chillonas de esas que contagian y alegran el alma del animador.    

Para terminar, quiero agradecer a Eva, Mara, Pol y Héctor, sus aportaciones y su apoyo, ¡¡Gracias chicos!!